sábado, 23 de mayo de 2009

Sobre la violencia en las relaciones de pareja


"Es que recibir un golpe no rompe el lazo afectivo"

El viernes 22 de mayo de 2009, estaba escuchando a Martha Debayle en W Radio. No suelo escucharla porque la verdad luego me da flojera pero el programa de ayer me llamó mucho la atención.

Hablaron sobre la violencia en las relaciones de pareja. El tema es bastante recurrente en la radio mexicana. Basta con sintonizar un rato de los múltiples programas que ofrecen ayuda de psicólogos a los radioescuchas para poder escuchar los testimonios de mujeres que viven o vivieron situaciones de violencia intrafamiliar. Lo que me llamó la atención en este caso fue que, al escuchar sobre el caso de "Mónica", la invitada de Martha Debayle, finalmente pude entender que salirse del círculo vicioso del abuso y el maltrato no siempre es tan fácil.

Admito ser de esas personas que se preguntan cómo pueden otras soportar por años viviendo un infierno. ¿Cómo puede una mujer recibir la primera bofetada, el primer jalón de cabello, la primera patada y seguir viviendo ahí? . Más allá de la codependencia, del síndrome de estocólmo, de las limitantes emocionales y económicas, y de los trastornos psicológicos de víctima/victimario, creo que la educación que recibimos de niños puede ser otro factor de peso para armar la explicación sobre la violencia intrafamiliar.

"Es que recibir un golpe no rompe inmediatamente el lazo afectivo". Esa fue la frase que provocó que no le cambiara al radio. De inmediato pensé en los padres en general. En frases como "hago esto porque te quiero", "me duele más a mí que a ti", "es que sino, no entiendes", "lo hago porque soy tu madre/padre y te quiero. Nadie te quiere más que yo". ¿Será que ese tipo de actitudes son tierra fértil para que en la adultez muchas mujeres y hombres vivan la mentira de que alguien puede pegarte y aun así quererte? Si como hijos no nos cuesta trabajo creer que alguien puede violentarnos y, a la vez querernos, es probable que como adultos caigamos en la misma trampa.

No quiero decir, en ningún momento, que si un padre le da una nalgada su hijo no lo ama. Más bien busco llamar la atención sobre los métodos de enseñanza tradicionales y sus posibles consecuencias a futuro. Comprendo que hay situaciones en que uno ya no sabe qué hacer para que los niños entiendan y que poner un correctivo violento parece la única salida. La cuestión es que, si de verdad eres la persona que más lo ama en el mundo, si en serio lo haces porque lo quieres, ¿porqué le enseñas a tus hijos que pegarle a un ser amado está bien?.

Si los padres enseñan a sus hijos que uno no golpea a la gente que ama es menos probable que ellos lo hagan cuando sean adultos. Si en los hogares se enseña que quien te ama no te pone una mano encima, es menos probable que en el futuro se dejen maltratar por su cónyuge.

Una última cosa me llama la atención: que el tema se trata usualmente desde una perspectiva femenina cuando el maltrato y la violencia se da, en muchos casos, bilateralmente. No se engañen. Violentar a otro ser humano está mal, punto. No es una situación de género. "A las niñas no se les pega" repiten en casas y escuelas. Bueno, pues habría que enseñarle a niños y a niñas por igual que simplemente "no se pega".

Ya no me extenderé más con este post. Sólo les comento que el Instituto Nacional de las Mujeres tiene un test en su página de internet con el que pueden saber si su noviazgo muestra signos de violencia (es el banner morado con verde). El test tiene dos versiones, para que hombres y mujeres lo contesten.

V.

5 comentarios:

Gilberto_myhaus dijo...

Maravillosa nota, me gustó mucho, tanto que ya la mandé a enchilame.com je je. Saludos.

Anónimo dijo...

Hola, mi nombre es Sergio y estoy de acuerdo casi con todo lo que comentas. Sólo que creo que en el caso de los hijos, con todo y la aclaración que haces, entra una cuestión que no mencionas, el concepto de autoridad, el cual no entra como tal, o no deberia, en una relación de pareja. Para tratar de darme a entender, el hecho de que de años para acá muchos padres al no querer usar una que otra nalgada (siempre acompañada de las palabras adecuadas y sin exagerar), no han encontrado la forma de ir haciendo entender a sus hijos pequeños lo que es la autoridad y que en la sociedad existen ciertas reglas, y esto a mi parecer ha originado niños y jóvenes con un mayor libertinaje, que no libertad, en cuestion de escrúpulos.

Ficky dijo...

Hola Gilberto! Muchas gracias por la recomendación :).

Hola Sergio! Creo que tienes razón. La falta de un buen sustituto a las nalgadas ha hecho que muchos padres no encuentren cómo poner límites a sus hijos y esto, a su vez, ha llevado a que presenciemos mayor libertinaje en niños y jóvenes.

Debo confesar que hasta últimamente he sido partidaria de "una buena nalgada a tiempo". También creo que, como dices, hay dejar en claro que los padres no son ni los amigos, ni los cuates y mucho menos los complices de los hijos (funciones que la pareja sí cumple).

Después de darle vueltas he llegado a la conclusión que sí, en ocasiones, hay que poner un correctivo físico. Este, como dices, debe ir acompañado de las palabras adecuadas. Creo, además, que dicho correctivo no debe darse mientras el padre siga enojado o asustado (muchas veces el miedo es el detonante de las nalgadas). De ser posible, habría que buscar una alternativa de manera que las nalgadas sean, literalmente, la última opción. Finalmente quiero hacer hincapié en la necesidad de que sean exclusivamente nalgadas. Los zapes, jalones de orejas, de cabello y cualquier otro tipo de violencia no tienen cabida como correctivos.

Considero que todo esto ayudaría a que, en el futuro, quede muy clara la diferencia entre los correctivos que ponían nuestros padres y que nuestra pareja pretenda violentarnos

Agradezco mucho tu comentario.

Saludos,

V.

jekatarina dijo...

I think this is a strange comment:

"Finalmente quiero hacer hincapié en la necesidad de que sean exclusivamente nalgadas. Los zapes, jalones de orejas, de cabello y cualquier otro tipo de violencia no tienen cabida como correctivos."

Why should a smack on a child's bottom be better than anything else? What is the difference?

Sorry for writing in english, I just feel more confident doing so.

Ficky dijo...

Hola Jekaterina. Creo que es mejor una nalgada simplemente por el tipo de tejido del cuerpo en esa zona. Si ya se ha tomado la decisión de disciplinar físicamente a un niño, es la zona en que menos daño físico puedes hacerle.

El propósito de un correctivo de este tipo es llamar la atención del niño, no lastimarlo. Nuevamente recalco que las nalgadas deben ser el último de los recursos. Si pueden evitarlas siempre, mejor.

Hi Jekaterina. I think that smacking a child's bottom is better simply because of the kind of tissue in that body zone. If you've made the decision of giving the child corporal discipline, this is the place where you will hurt him less.

The purpose of this kind of discipline should be to get the child's attention, not to hurt him. I want to stress, once again, that spanking should be the last resource. The best would be to avoid it always.

Saludos,

V.