lunes, 22 de junio de 2009

El papel de Twitter en la elección de Irán 2009



Los resultados de la elección iraní del 12 de junio han provocado una serie de protestas y revueltas dentro del país. La reacción que la elección ha provocado fuera de Irán, específicamente en Internet, ha demostrado la nuevamente la utilidad e importancia de las redes sociales. En este caso específicamente de Twitter.

Antes que nada, lo mejor es entrar en el contexto de la elección. Irán es un país de medio oriente cuyo régimen es catalogado como República Teocrática. Esto se traduce en que haya un jefe de estado (la máxima autoridad) y un jefe de gobierno. El jefe de estado es una figura religiosa, el Ayatollah Ali Khamenei. Debajo de él está el jefe de gobierno. Este es el puesto de la controversia. Resulta que había 4 candidatos, dos de los cuales era los más fuertes: el presidente Mahmoud Ahmadinejad y el ex primer ministro Mir-Hossein Mousavi. Según resultados oficiales, Ahmadinejad obtuvo el 62.6% de los votos mientras que Mousavi obtuvo el 34%. Los seguidores de Mousavi cuestionaron las elecciones y los niveles de descontento y violencia han ido creciendo desde entonces. Por si fuera poco, conteos posteriores al estallido de las protestas hablan de una diferencia de 3 millones entre el número posible de votantes y el número de votos.

¿Cúal es el papel de Twitter en todo esto?

Muchos se habrán dado cuenta de que algo raro pasaba en Twitter gracias al cambio de color de avatares a verde. Además de esto, muchos usuarios cambiaron el horario de su perfil para que coincidiera con el de Teherán (la capital iraní). Más allá de estos cambios, muy vistosos pero, en mi opinión poco útiles, Twitter ha jugado un papel fundamental en informar hacia al exterior sobre lo que está sucediendo en Irán y para deslegitimar al gobierno de Ahmadinejad. Esto incluso podría tener efectos posteriores sobre el mismo Ayatollah, aunque eso es algo que sólo podremos ver más adelante.

Irán es un país donde la censura a los medios de comunicación es algo de todos los días. Añadido a esto, la entrada a medios de comunicación externos está limitadísima. El Internet, como en muchos otros países, ha servido como una herramienta de denuncia interna. Durante las últimas 2 semanas se ha logrado bloquear el acceso a sitios como Facebook, Youtube y un sinnúmero de sitios citados por los seguidores de Mousavi. Sin embargo Twitter ha demostrado ser un hueso duro de roer y la fuente de mucha información al mundo exterior.

Una muestra clara de la importancia que se la ha dado Twitter es que el mantenimiento rutinario que estaba programado para la semana del 14 al 20 de junio fue movido de horario gracias a una petición proveniente del Departamento de Estado Estadounidense. Originalmente el mantenimiento coincidiría con la tarde de martes en Iran. El reagendamiento del mismo hizo que el servicio quedara interrumpido durante 90 minutos en la madrugada del miércoles, afectando menos a quienes lograban mandar tweets dentro del país.


Twitter, a diferencia de otros medios, puede ser actualizado vía celular sin necesidad de una conexión a internet. Esto hace que sea más difícil bloquearlo. Por otro lado, la forma en que se manejan los usuarios hace que la información literalmente vuele. Sin embargo, hay ciertas consideraciones a tomar en cuenta dentro de todo esto. En primer lugar habría que preguntarse, ¿de quién recibimos toda esta información?

Según el Factbook de la CIA Irán cuenta con una población de aproximadamente 66.5 millones de personas, de las cuales cerca de 23 millones tienen acceso a Internet. 23 millones puede parecer muchísimo sin embargo, Iran ocupa el lugar #14 en el ranking de "número de usuarios de internet", apenas sobre México que cuenta con 22,812, 000 usuarios. Por otro lado, dentro de país se cuenta con 29.77 millones de celulares.

La parte de la población que twittea dentro de Irán tiene características muy especiales: Son en su mayoría jóvenes, estudiantes, con educación superior o universitaria que hablan inglés (Twitter no "acepta"(supports) Farsi). Hablar inglés y tener cierto nivel educativo tradicionalmente se traduce en un nivel socioeconómico medio o alto, así que esa es otra característica a tomar en cuenta. Sin embargo se cree que la mayor parte de los Tweets son hechos por expatriados o por gente en América. Se desconoce el número real de gente que está usando Twitter desde Irán y esto se debe precisamente a que muchos usuarios cambiaron su horario y ubicación para que parezca que están en Teherán.

¿Sirve de algo poner el avatar en verde?

Creo que es importante que la gente sepa que apoyar a los iraniés en su lucha no necesariamente significa apoyar la democracia. Si bien es cierto que Mousavi es reformista y que busca mayor equidad, más derechos para las mujeres , mayor flujo de información y reducir las tensiones internacionales (sin querer ser aliados de EUA), no ha hablado de derrocar el mandato religioso. Aunque, sinceramente, el cambio, por paulatino que sea, es bienvenido.

Poner el avatar en verde sólo sirve como muestra de apoyo, no para que no identifiquen a los twitters iranies. Al contrario, si en un mar de colores un grupo se decide por ser monocromático, lo más natural es que resalten y sea más fácil identificarlos. Igualmente, utilizar el hashtag #iranelection hace que sea más fácil identificar a los usuarios interesados o involucrados en el proceso (sin embargo, es precisamente gracias al uso del hashtag que la información se ha esparcido y puede ser consultada fácilmente). Por su parte, cambiar el horario y la ubicación si puede haber ayudado un poco a evitar persecución de algunos twitters en Irán, aunque también ha hecho imposible que sepamos cuánta gente realmente twittea dentro del país.

¿Qué podemos hacer para apoyar a Irán, entonces? Mantenernos como espectadores involucrados es un buen comienzo. Si bien Palfrey, Elting y Faris tienen razón al señalar que "la verdadera revolución se da en las calles y offline", también es cierto que que retwittear, escribir posts, mandar enlaces de vídeos y fotografías de Irán hace que cada día el cuestionamiento y la indignación internacional sea mayor. En términos de relaciones internacionales la opinión pública tiene mucho menos peso del que imaginaríamos, sobre todo cuando la opinión pública viene del exterior. No sé, tal vez sea porque yo me encuentro fuera de Irán y muy lejos del círculo de toma de decisiones de ese país, pero yo creo que, con el paso de los años este tipo de involucramiento cobrará más y más importancia, tanto en teoría como en la práctica.

Follow me on Twitter! User: @ficky_,

V.

1 comentario:

Gilberto_myhaus dijo...

Excelente artículo, les aviso que podrán escuchar a Victoria explicar este asunto de viva voz en el podcast Macadamia, cuarto episodio, en http://macadamia.myhausmexico.com